COLUMNA: "NUEVO COMIENZO" POR: MART ALEXANDER ATONAL

NUEVO COMIENZO

Solo quiero comenzar esta primera columna del año 2019 con palabras cortas pero necesarias, sin hablar esta vez de política o de otro tema, ya habrá mucho tiempo para poder tocar todos los diferentes temas que sucedan durante este año.

El comenzar nuevas cosas refiere el hacer, pensar, decir lo contrario a lo que antes hacíamos; a escasos días de comenzar un año nuevo 2019, con cosas nuevas por vivir, incertidumbre por lo que hemos de vivir y como serán los restantes 11 meses de este año.

Comenzamos este año con un nuevo Presidente de la República, el cual le tomará por los restantes 5 años con 11 meses, llevar las riendas de este país tomando las mejores decisiones para todos nosotros como ciudadanos, y decirlo así, un golpe al sistema tradicional donde la izquierda mexicana gobierna por primera vez el país. Y qué decir de las dos cámaras, donde es mayoría y tienen en sus manos el destino de esta nación, que sea para bien siempre.

Es evidente que cambios vendrán en todos los aspectos, nuestro estilo de vida cambiará y tendremos que adaptarnos para estar en sintonía y no quedarnos fuera, ya que como dirían en el mundo empresarial, muchas personas están en el camino, pero ya nos llevan ventaja a los nuevos retos por venir.

Un nuevo comienzo, donde seguro muchos de nosotros comimos las 12 uvas el 1 de Enero a media noche y pedimos los mejores deseos tanto personales como colectivos, meses donde unos ya tienen trazado lo que harán y donde otros están por escribir su destino por venir.

Esperemos los retos, dificultades, problemas y todas las cosas buenas que se acercan, todo es para bien por mal que parezca, una sociedad informada y educada será difícil de engañar, donde las nuevas generaciones de jóvenes y niños vendrán con ese empuje y el ejemplo que se les de de los de mayor experiencia, y México, como país joven, tendrá esta generación de entre los 18 a los 29 años, la responsabilidad de poder llevar a buen puerto el destino de muchas de las cosas que sucedan en nuestro entorno, donde el trabajo en unidad será de suma importancia.

Hoy, indistintamente de cualquier esfera de la vida social en la que estés inmerso, deseo de corazón que los proyectos y metas trazados sean cumplidos en la vida de todos, todos necesitamos de todos, necesitamos estar pendientes de lo que suceda en nuestro entorno, como adulto mayor, persona adulta, joven y niño, necesitaremos estar unidos para poder crecer y progresar juntos, donde los valores y la real preparación serán la guía para vivir mejor.

Habrá fallas, pero, el tiempo y la gente se encargarán de juzgar la historia y ponerla en su lugar, dejemos que suceda y hagamos nuestra parte que nos corresponde, siempre del lado correcto…

COLUMNA: "QUE LE VAYA BIEN SR. PRESIDENTE" POR PBRO: RANULFO ROJAS BRETON

 

Que le vaya bien Sr. Presidente

P. Ranulfo Rojas Bretón

El sábado a primera hora comenzó una nueva etapa en nuestra historia de México, la llegada a la presidencia de Andrés Manuel López Obrador se convierte en un acontecimiento relevante, es el presidente número 68, es el presidente que llega después de 18 años de intentos por hacerlo, fueron 3 elecciones en irse consolidando como el candidato de la oposición, el candidato que retoma las aspiraciones del pueblo, de un hartazgo que fue creciendo y que en la toma de protesta se hizo patente. “En ti confiamos”, “no nos falles” y que el mismo presidente retomó: “No puedo fallar”.

No sé si se llegue a una 4ta Transformación, de hecho creo que la primera gran transformación que recibieron estas tierras fue la llegada de los españoles hace 500 años, acontecimiento que por cierto iluminará el año 2019 a Tlaxcala, un acontecimiento significativo y de impacto lo es la Aparición de la Virgen de Guadalupe en 1531, para muchos historiadores, se trata del acontecimiento fundamental y fundante de nuestro México. Hay otra transformación sonada en la historia con la Expropiación del petróleo hecha por el presidente Cárdenas; no tan sonada mediáticamente pero también significativa fue la Guerra Cristera, en fin, acontecimientos relevantes los ha habido y la transformación de México ha sido constante pero bueno, desde antes de ganar, el presidente bautizó a su movimiento con el nombre de: “la 4ta Transformación”. Ninguno de los que iniciaron movimientos en el pasado como la Independencia, o la Reforma, o la Revolución, se animaron a llamar a su movimiento “Transformación”, eso normalmente es tarea de los historiadores o de los sociólogos. La de ahora, debidamente bautizada, no sé si será la cuarta o la que sea, pero, por el bien de todos, espero que sea una transformación para bien.

Estoy seguro que las esperanzas de la gente serán infructuosas si esperamos que la transformación venga solo de arriba para abajo, es decir, si esperamos que el Gobierno genere trabajo, honestidad, respeto, solidaridad, etc., si bien el Gobierno debe tratar de poner las políticas correctas y el piso parejo para todos, lo cierto es que conductas de trabajo, de lucha, de búsqueda, de ayuda mutua, de respeto a los derechos y bienes de los demás, esos, tienen como residencia la inteligencia y voluntad de cada uno de los miembros de la sociedad, desde los niños hasta los ancianos. Nadie puede sentirse exento de la responsabilidad.

Ahora, lo peor que puede pasar es que haya quien esté deseando que le vaya mal al presidente y que su ejercicio fracase o que sintiéndose agraviado se haga a un lado y se convierte en simple espectador de lo que sucede y con una mirada demasiado agria o amargada. Si ya ganó AMLO y ya está en la presidencia no podemos olvidar que el barco se llama México y en el barco estamos todos. Así que la responsabilidad ya no es solo del presidente y de su gobierno sino de todos y además, se necesita de la mirada crítica, pero comprometida de quien quiere un México diferente.

Así que por el bien de todos ojalá que el gobierno de AMLO tenga resultados positivos pues eso repercutirá en el bien de todos, pero no olvidemos que la transformación anunciada no es tarea solo de él sino de todos

COLUMNA: "BOCA RIVER" POR PBRO: RANULFO ROJAS BRETON

Boca – River

P. Ranulfo Rojas Bretón

Por primera vez se enfrentaron en una final de la Copa Libertadores de América (El torneo más añejo del mundo futbolístico) dos de los equipos que más pasión despierta en el mundo del Fútbol, Boca contra River y el resultado pasó segundo término. Lo acontecido alrededor del partido fue lo más importante aunque de manera negativa.

Para quien conoce de fútbol, sabe que se trata del Clásico más pasional del mundo. Hay clásicos importante como el Real Madrid contra Barcelona, que es el más seguido mundialmente, pero el Boca – River se vive con la pasión desmedida y desbordada y la final de La Libertadores lo demostró.

Tan bonito que es el fútbol, y más los clásicos, como para echarlos a perder por gente que no ve la diferencia entre rivalidad y enemistad, que cree que el fútbol es una guerra y que involucra más que una victoria o una copa. Recuerdo al Papa Juan Pablo II decirle a los futbolistas antes de un mundial: “que el fútbol no esté por encima del hombre”. Y es que si bien hay muchos intereses alrededor del fútbol, lo cierto es que el aficionado cuando se convierte en radical, cree que se involucra la vida misma.

El Clásico Boca – River se catalogó de altísimo riesgo y los hechos no sólo lo comprobaron sino que exhibieron los límites de la seguridad ante la violencia de los “fanáticos”. En este clásico pasó de todo, se suspendió por lluvia, se clausuró la Bombonera (estadio de Boca Juniors) por sobrecupo en un entrenamiento a “puerta abierta” –alcanzó record de asistencia- que por cierto ya provocó desmanes; se aplazó por la violencia contra el autobús y jugadores de Boca al llegar al estadio de River y ahora el desenlace está en suspenso ¿No se sabe cuándo ni dónde se jugará? Sin duda, ha sido un clásico para recordar pero tristemente. El resultado ya importa poco.

Esta semana comienzan las finales en el fútbol mexicano, ¿nos habrá enseñado algo la experiencia vivida en Argentina? ¿Podremos ir como familia a los estadios a ver los partidos, seguros de que no tendremos problemas de violencia? ¿Se podrá convivir con seguidores del equipo rival en las gradas de los estadios y ver a portadores de playeras de equipos rivales compartiendo sin problemas? En México aún se ve todo esto, valdría la pena no echarlo a perder.

Hace años, Jesús Martínez dirigente del Pachuca importó de Argentina las famosas “Barras” y con ellos se acabaron las porras familiares, trajo de Argentina a dirigentes de barras que enseñaron a los mexicanos a organizarse para cantar, saltar, ofender –lo que pasaba en la cancha dejó de importar- y con ello, se comenzó a importar el espíritu de violencia, así aparecieron las “Barras Bravas” de los distintos equipos, “la Ultra” , “la Monumental” “La Rebel”, “los Libres y Locos” “la Perra Brava”, “La Sangre Azul”, etc. Cierto que se ha intentado frenar y ojalá se logre. Estas finales serán una prueba de fuego para las autoridades deportivas y la misma liga Mx., o se logra la convivencia en paz o seguiremos viviendo la zozobra de los brotes de violencia. No olvidemos que apenas en el clásico del Norte la violencia se hizo presente en las calles de Monterrey, así que no estamos ajenos al problema, ni lejos de una situación alarmante.

Por el bien de la paz, hoy tan necesaria en nuestro México hagamos que el deporte y especialmente el fútbol no esté por encima de la vida y dignidad de la persona humana.

COLUMNA: "LA SIERRA POBLANA EN EL OLVIDO" LINEAS DE EXPRESION; POR: ALINA FERNANDEZ

 

LINEAS DE EXPRESION

POR: ALINA FERNANDEZ

"LA SIERRA POBLANA  EN EL OLVIDO"

En un recorrido por la sierra poblana, es triste ver que las carreteras que comunican a los poblados se encuentran en malas condiciones, pues ya ni caminos son, están llenos de piedras nadie les da mantenimiento y un ejemplo es de Zacatlán hasta Zapotitlán de Méndez que pudiendo ser una hora y medio de camino se convierte hasta en tres horas por el mal estado del camino y la neblina. Es indignante ver que los pueblos de la sierra no les importa a las autoridades. Mientras en Puebla capital gozan de autopistas y carreteras de segundo piso la sierra solo tiene caminos o brechas en malas condiciones que son horas para cruzar para los automovilistas. Mientras los poblanos gozan de mucha iluminación hasta en los monumentos en la sierra existen casas que no tienen luz. Algunos lugares de la sierra no cuentan con drenaje digno ni calles pavimentadas. Mientras en Puebla llegan más compañías telefónicas de celulares ninguna le interesa tener una antena en la sierra para que los habitantes de estos lugares puedan tener comunicación, en estos lugares no hay señal de celular de ninguna compañía. Infantes que tienen que caminar para llegar a sus escuelas no hay oportunidades de nivel medio superior tienen que desplazarse hasta el municipio más cercano. Las fuentes de empleo no existen la mayoría tiene que migrar a otros lugares o se dedican al campo. El tianguis de los lugares de la sierra es bonito lleno de costumbres donde aún se ve el trueque, y se observan trajes de manta y bordado como los que utilizan aun en estos poblados a la venta y la gente vestida similar. Pasa gobierno tras gobierno y la gente de la sierra dice “solo una vez nos visitan cuando quieren que les demos su voto, luego ya no regresan, nos tienen en el olvido”. Mientras en la capital hay esparcimiento con la estrella de Puebla, el teleférico, el turibus, los túneles, en la sierra quisieran un lugar igual de diversión, quisieran que ese dinero invertido en esos lugares turísticos fuera para tener un mejor lugar donde vivir con pavimento, luz, drenaje y suficiente agua. La sierra es un lugar bello en paisajes y naturaleza, ríos, cascadas, nacimientos de agua, grutas, ¿Por qué no voltear a la sierra e invertir en lugares turísticos en esta zona, donde los mismos habitantes podrían ofrecer sus servicios y autoemplearse y hacer crecer los poblados?

COLUMNA: "NUEVO DEPORTE"; POR PBRO: RANULFO ROJAS BRETON

 

¿Nuevo deporte?

P. Ranulfo Rojas Bretón

Últimamente se ha hecho común el “incendiar patrullas”, la manifestación más agresiva anti patrullas ocurrió en Ixtenco en el mes de marzo. Los hechos recientes en varias partes hacer ver la quema de patrullas como algo común. Pasa algún problema, la gente se enoja y su manifestación explosiva es contra las patrullas. Así pasó recientemente en San Juanico en el Estado de México, pero Tlaxcala no canta mal las rancheras.

Lo que pasó en Ixtenco y cuyo desenlace no fue explicado, es decir, nunca hubo una explicación oficial del daño provocado, del dinero que se necesitó para reparar las patrullas ni de donde saldría o salió el recurso. Simplemente parece que no pasó nada. Todo esto ha provocado desde mi punto de vista la lamentable creencia de que se puede hacer lo que se quiera y no habrá consecuencias. La supuesta justicia está pasando a manos de “Juan Pueblo”. Fuente Ovejuna está más vivo que nunca.

El orgullo de “Anfitrión por tradición” está pasando a las leyendas de “Ladrón si te agarramos te linchamos”, hoy así te reciben en comunidades, colonias y fraccionamientos con lonas colgadas por todos lados. El vecino vigilante está dando paso a grupos de vecinos de vigilancia armada como defensa ante los maleantes. ¿Hasta dónde vamos a llegar?

Me gustaría saber ¿cuánto cuesta una patrulla? Para poder vislumbrar los efectos del daño. Los pobladores nos quejamos de que no hay vigilancia, de que no hay seguridad, de que los rondines son muy pocos, de que faltan más patrullas, pero, por otro lado, nosotros mismos las dañamos, las quemamos. ¿A quién dañamos con la quema de patrullas? ¿Al gobierno? ¿El recurso para reparar las patrullas o para comprar otra de dónde sale? ¿No nos estaremos dando “un balazo en el pie” cada vez que dañamos algo que es parte de nuestro patrimonio?

Escenas de violencia contra policías como pasó en San Juanico, me llevan a pensar en el enojo de la gente, un enojo desbordado y tal vez para muchos explicado, quién sabe si justificado, pero, ¿alguien piensa que ese policía es una persona, y que también tiene familia? ¿Qué pensará la familia, los hijos de los policías agredidos? Son pueblo vestidos de policías y eso tal vez lo olvidamos.

¿Quemar patrullas y dejarlas exhibidas será una voz por la que se le quiere decir al gobierno: “ya estamos cansados”, “no estás haciendo “tu chamba””, “nosotros mandamos”? ¿Me pregunto si ese camino escogido es el mejor o el único?

De pronto se nos olvida el papel formativo para los niños y jóvenes que nos ven a los adultos con los ánimos desbordados y en actitudes violentas e incendiarias. Seguro que en casos similares ellos van a responder con actitudes también similares o incluso nos van superar y luego ¿con qué cara podremos pedirles prudencia y moderación?

En la quema de las patrullas estoy seguro que nosotros o sea, el pueblo, siempre terminaremos pagando los platos rotos.

Información adicional